Corvina al horno con vinagre

Corvina al horno con vinagre

Lubina al horno

Pongo los filetes de pescado en la sartén con la piel hacia abajo y, sin remover, lo mantengo a fuego medio hasta que el borde de toda la piel esté muy dorado y crujiente, la carne esté opaca hasta un poco más de la mitad y los filetes se despeguen de la sartén.

Es difícil calcular el tiempo porque todo depende de la altura de los filetes, pero este dorado por el lado de la piel puede llevar de 5 a 10 minutos. Con una espátula, dar la vuelta con cuidado a los filetes para que se doren por el otro lado, también sin moverlos y hasta que se despeguen de la sartén.

Lubina al horno con patatas

2. Pescado al horno en papillote: para preparar este plato, se sugiere utilizar un pescado blanco, como el lenguado o la lubina. El condimento, elaborado con pimienta, jengibre, cebolla, sal y aceite de oliva, penetrará en el pescado mientras se cocina dentro del papillote. El resultado es asombroso.

No te pierdas esta receta:  Pollo ala naranja sin horno

20. Paru al horno: para asar pescado entero, el secreto está en hacer unos cortes en las escamas del pescado para que los sabores de los condimentos sean absorbidos por la carne del pescado, como demuestra esta receta.

22. Goraz con calabacín y tomate cherry: el calabacín es una verdura poco conocida pero muy sabrosa que combina con el sabor del pescado Goraz. Aquí, va como guarnición, al horno junto con el pescado y los tomates.

23. Pargo rojo al horno: el pargo rojo es un pescado pequeño y muy carnoso que está delicioso al horno. En esta receta, se combina con tocino, cebolla, ajo, patata, vino blanco y diversas especias. Al ser más denso, este pescado tarda un poco en hornearse, entre 40 y 45 minutos.

Recetas de lubina

Media hora antes de meter el pescado en el horno, elige una bandeja grande (en la que quepa todo el pescado) y fórrala con una hoja grande de papel de aluminio, suficiente para envolver todo el pescado. Póngalo sobre el papel de aluminio (con la parte brillante hacia arriba) y úntelo con una capa de sal por fuera y por dentro.

No te pierdas esta receta:  Patatas al horno enteras con piel

Precalentar el horno a 250 grados y poner el pescado a cocer. Pasados de 30 a 40 minutos, compruebe si está cocido: la carne debe estar completamente blanca y blanda. Antes de servir, retire la piel raspándola con un cuchillo. Deseche la piel y el papel de aluminio y pase el pescado a una fuente con ayuda de una tabla fina de polipropileno. Sírvalo inmediatamente.

Elige una fuente de horno grande en la que quepa todo el pescado, engrásala con una capa generosa de aceite de oliva y vierte el pescado dentro. Meter en el horno a 200 grados y hornear hasta que la piel del pescado esté bien dorada. Antes de sacarlo del horno, prueba si está blando con un tenedor.

Mientras se sazona el pescado, corte los champiñones en láminas finas. Coger una bandeja de horno o un molde refractario. Untar el fondo con una fina capa de aceite de oliva, colocar el filete de pescado en el centro y las setas alrededor. Rociar con el aceite de oliva. Hornear a 180 grados durante 15 minutos o el tiempo suficiente para que el pescado se ablande.

No te pierdas esta receta:  Dorada a la sal horno tiempo

Lubina en el papel de horno

Encendemos la estufa para obtener un fuego intenso pero regular (sin llama). Dejamos hornear el pescado (siempre de la misma forma) hasta que observemos que el interior del mismo se va tornando con un color blanquecino, es señal de que el pescado por dentro está cocido y es hora de darle la vuelta a la forma inversa para solo darle ese color propio del pescado horneado. Es un pescado "carnoso" que sólo tiene la espina central y las espinas del vientre.

¡No te lo puedes perder!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir